Imprimir

Inseguridad que no pueden tapar... ni controlar

2017-04-13 |

El crecimiento de la delincuencia en Río Grande comienza a dejar al desnudo la falta de una política seria de seguridad, como así también la falta de compromiso de miembros de la fuerza policial. Los robos se incrementan a diario, mientras que desde la fuerza y por orden de la Plana Mayor y el poder político, se busca ocultar gran parte de los hechos delictivos.

 

RIO GRANDE.- Si bien los hechos delictivos son denunciados en toda la provincia, la ciudad de Río Grande lleva una ventaja muy superior a Ushuaia y Tolhuin.

Las políticas de seguridad que busca implementar el Gobierno provincial no logran encontrar la solución al sector norte de la isla, donde los delincuentes trabajan con total tranquilidad e impunidad a toda hora y en todo lugar.

Robos a plena luz del día, durante la noche y toda la madrugada se producen a diario a pesar de los anuncios que se realizan en incrementos en materia de seguridad. Cientos de agentes nuevos de la fuerza son volcados a patrullar las calles de la ciudad, fuerzas de Servicios Especiales realizan controles. Uno los puede observar a simple vista, pero los malhechores continúan trabajando con total tranquilidad.

O la delincuencia supera ampliamente los trabajos de control y prevención, o la política de Seguridad es ineficiente y no se encuentra a la altura de las circunstancias, mientras tanto desde el Gobierno se continúa brindando el respaldo político a los miembros de la Secretarías de Seguridad y la Plana Mayor de la Policía de la Provincia, la cual no termina nunca de dar una solución a una población pequeña en relación a otras provincias, pero que se encuentra en pleno crecimiento, y por ende, y de no implementar cambios de importancia, la situación continuará desbordándose.

 

Escondiendo la basura bajo la alfombra

 

Una de las medidas adoptadas por la policía en los últimos meses fue la de realizar un “corte” de relación con los medios de comunicación, manteniendo un escueto lazo con medios “amigos” o “aliados” a la fuerza a fin de evitar dar a conocer la gran cantidad de robos que se producen a diario.

La orden fue enviada desde la Plana Mayor, seguramente en complicidad con algún funcionario político y de esta forma, evitar que las estadísticas de delincuencia continúen en crecimiento, ya que la última información a modo de estadística otorgada por la fuerza data de varios años atrás, donde un pobre trabajo realizado intentaba ocultar una gran cantidad de robos producidos a lo largo de todo el año en curso, por lo que tras ser criticados por ocultar dicha información, finalmente se optó por comenzar a reducir el caudal de información.

Lo llamativo surge cuando desde los sectores de prensa de la policía brindan información sobre allanamientos con resultados “positivos”. En algunas ocasiones anuncian el esclarecimiento de cinco o seis robos, los cuales nunca se dieron a conocer tal como solía ser en gestiones anteriores.

Por un lado anuncian retroceso de hechos delictivos, pero por el otro surgen numeroso robos a raíz de los allanamientos y ni hablar de la cantidad de procedimientos con resultados negativos que no son dados a conocer, seguramente para no ser criticados.

Por otro lado, las peleas internas dentro de los “jefes” de la policía generan que se lleve adelante un trabajo mediocre en algunas comisarías, donde se pierde notablemente la seriedad que deberían tener personas que tienen a su cargo no sólo personal, sino la seguridad de miles de vecinos.

Asimismo, en todo momento se critica del accionar de la Justicia y en muchos casos de la lentitud de los magistrados a la hora de ordenar allanamientos o detenciones, donde en muchos casos desde la policía aseguran tener toda la información y la individualización de los presuntos delincuentes. Lo cierto es que fuentes judiciales aseguraron que en numerosos casos los trabajos investigativos realizados por la policía son “mediocres” y falta de profesionalismo y pruebas. Tal como ocurrió en el cuantioso robo a una pollería del barrio Aeropuerto; si bien desde la policía informaron sobre dos delincuentes, brindando datos a medios de comunicación sobre las imágenes de las cámaras de seguridad, lo cierto es que al momento de entregar todo a la Justicia, las imágenes mostraban a dos sujetos con capucha, pero en ningún momento se lograba observar el rostro de los mismos, por lo que desde el Juzgado de Instrucción a cargo de la investigación no se podía ordenar un allanamiento sobre una vivienda sólo por trascendidos y sin una pista concreta.

El único trabajo que se viene realizando lentamente, pero con resultados positivos, es la simulación de compradores de elementos a través de las redes sociales y páginas de clasificados. Allí miembros de la fuerza, luego de identificar cosas robadas o que guardan una gran similitud con las denunciadas, pactan un encuentro con los vendedores, situaciones que suelen terminar con personas aprehendidas o futuros allanamientos donde se recuperan cosas robadas, el problema es que no se logra evitar los robos y siempre se camina detrás de los hechos, sin poder anticipar a los delincuentes.

 

El Secretario de Seguridad volvió a dar señales de preocupación

 

El secretario de seguridad de la provincia, Exequiel Murray fue consultado sobre la falta de personal en la policía provincial que manifestó el Comisario Marcelo Guerrero de la Comisaría 5ª. El funcionario provincial volvió a dar señales de preocupación hacia la ciudadanía dado que evidenció una falta de plan concreto para abordar el problema de la inseguridad, en especial en la ciudad de Río Grande.

En declaraciones realizadas a FM La Isla, Murray aseguró que la falta de personal “como aclaró el comisario Guerrero, también tiene que ver con licencias médicas, vacaciones y demás” pero también reconoció que se desvistió a un santo para desvestir a otro porque “hemos hecho un acomodamiento del personal dotando de más personal a la gente de la Margen Sur que es dónde tenemos más inconvenientes” con lo cual, parece haber afectado a los barrios de Chacra XI y Chacra XIII dónde han crecido los delitos.

Además Murray reveló que recién “a mitad de año van a egresar 100 efectivos más y a fin de año otros 100 más y a partir de ahí vamos a estar en buenas condiciones en cuanto a lo que es personal” estimó el secretario de seguridad.

Consultado sobre la situación en la Margen Sur Murray destacó “el trabajo del Comisario Calderón y servicios especiales” y reveló que se está haciendo “una prueba piloto con apenas dos cámaras de videovigilancia instaladas” y aunque mencionó que “hay un proyecto para dotar de cámaras a la Margen Sur, Murray no dio mayores precisiones al respecto a pesar de que la promesa ya había sido anunciada en otra oportunidad y aún no se avanzó sobre el tema”, además aseguró que se está analizando la posibilidad de “contar con móviles nuevos” a pesar de que hace poco más de un año la fuerza recibió 70 móviles nuevos.

Con respecto a la lucha contra el narcotráfico Murray aseguró que “se ha trabajado mucho en el tema de las capacitaciones que es muy importante y este año hemos hecho capacitaciones en lo delictual y el narcotráfico” y aseguró que “se ha invertido en tecnología para combatir este delito complejo” aunque tampoco dio muchas precisiones sobre los equipos que supuestamente se ha adquirido para combatir este flagelo y aseguró que “se está trabajando en forma conjunta con el Gobierno nacional”.

Sin embargo prometió, para el mes próximo “vamos a inaugurar un Centro Tecnológico de Investigación Criminal Regional que nos va a proveer de información para todos los delitos federales como narcotráfico; trata de personas; y contrabando y van a participar todas las fuerzas federales y la provincia y va a ser el segundo que se inaugure en el país”.

En relación al scaners en la frontera “lo volvimos a reclamar en Neuquén durante la reunión del Consejo Regional de Seguridad y también pedimos el agilizar las escuchas telefónicas para los delitos federales y seguimos confiando en el Ministerio de Seguridad de la Nación” además reveló que se ha solicitado “tener más canes en la frontera para que se hagan los controles pertinentes porque es necesario el compromiso de todos para combatir el narcotráfico” y remarcó el trabajo conjunto con las fuerzas federales aunque aún no se han registrado operativos significativos en la provincia con relación a este delito.

 

Finalmente, al referirse a la ola delictiva aseguró que el trabajo de la policía es “el patrullaje continuo en las calles y a la inteligencia criminal” además consideró que Río Grande dejó de ser una ciudad chica y hay todo tipo de delitos y el compromiso de la policía es constante y está cerca del vecino”.

Volver

Volver

© Tiempo Fueguino 2017 - Todos los derechos reservados