Imprimir

Acusado de abusar de una menor se negó a declarar

2017-10-05 |

 Alrededor de las 10 de la mañana dio inicio a un nuevo juicio oral y no público por abuso sexual en los Tribunales de la ciudad de Río Grande.

El debate comenzó con la lectura de elevación a juicio de la causa por parte del Fiscal Pablo Canela. Allí el representante del Ministerio Público brindó detalles sobre la causa, la cual se habría producido años atrás y recién ahora fue llevada a juicio.

El Dr. Candela explicó que todo comenzó cuando el imputado, el cual fue identificado como Diego Armando Lamas, aprovechando la confianza de un amigo, quedó al cuidado de su hija, cuando ésta tenía entre 6 y 9 años aproximadamente, incluso en algunas oportunidades, para brindarle apoyo escolar. Esto habría sido aprovechado por Lamas para manosear a la menor y haber atacado sexualmente a la víctima, aclarando que en ningún momento habría existido una penetración por parte del imputado.

Una vez finalizada la alocución del Fiscal, el acusado se negó a prestar declaración, por lo que se realizó la lectura de su indagatoria durante la etapa de instrucción. En la misma, negó todos los cargos en su contra, al tiempo que habría asegurado desconocer las causas por las cuales fue acusado.

Por otro lado, se reprodujo la videofilmación de la declaración de la menor a través de Cámara Gesell. Una vez finalizada la misma, prestaron declaración testimonial la madre, el padre y la hermana de la víctima, en tanto que la declaración e informe de los peritos fueron incorporados por lectura tras un acuerdo entre la Fiscalía y la Defensoría Oficial.

Finalmente, los miembros del Tribunal de Juicio, integrado por los magistrados Daniel Borrone, Juan José Varela y Pablo Martín Bramati, resolvieron pasar a un cuarto intermedio para el próximo martes, momento en que las partes darán a conocer los alegatos.   

Cabe destacar que desde la Fiscalía se acusa a Lamas por el delito de “Abuso sexual simple gravemente ultrajante”, imputación agravada por haber configurado un sometimiento sexual gravemente ultrajante para la víctima en un número indeterminado de episodios, agravado a su vez por ser el imputado encargado de la educación, y la guarda, hechos que concurren también en forma ideal con la figura de corrupción, previstas y penadas por el Código Penal.

Volver

Volver

© Tiempo Fueguino 2017 - Todos los derechos reservados