Imprimir

"No nos van a quitar la libertad y la posibilidad de enseñar"

2017-03-14 |

 La situación del Instituto Provincial de Educación Superior "Paulo Freire" sigue siendo compleja para las autoridades y el alumnado. Temen que se trate de una política de vaciamiento para beneficiar a la UTN en el dictado de las carreras que  hoy se dictan en el IPES. La rectora aseguró que la comunidad educativa resiste haciendo lo que sabe, dando clases y cursando las carreras correspondientes.

 

RÍO GRANDE.- Este lunes por la mañana comenzó a desarrollarse el ciclo lectivo 2017 en el Instituto Provincial de Educación Superior "Paulo Freire", sin embargo los alumnos que asistieron a dicha institución debieron recibir los primeros conceptos sentados en el piso de las aulas porque el Gobierno de la provincia no envió el mobiliario, sillas y escritorio, para que se dicten clases de manera apropiada.

En el día de ayer la rectora del establecimiento Alicia Olguín, en declaraciones a FM Aire Libre reconoció que desde la Institución esperaban otro inicio de clases dado que “teniendo la casa propia esperábamos recibir a todos los ingresantes con las condiciones mínimas para empezar las clases” dado que “el pedido de mobiliario esta hecho desde mayo del año pasado y solicitado en reiteradas oportunidades”.

Sin embargo y pese a la previsión de las autoridades del establecimiento, el Ministerio de Educación y el Gobierno de la provincia no dispusieron del necesario mobiliario, por lo cual “nos vimos obligados a iniciar las clases algunos con sillas precarias y otros en el suelo”.

La rectora del establecimiento reveló que “en el turno mañana tenemos 150 alumnos; a la tarde tenemos unos 100 estudiantes más con tres carreras distintas” en tanto que en el turno noche “vamos a ver como la vamos piloteando porque realmente no quedan espacios” dado que “tenemos unos 250 a 300 alumnos, además tenemos abiertas aún la inscripción”.

Olguín aseguró que durante el primer día de clases “los chicos se arreglaron como pudieron” incluso “pusimos unos tablones como mesa, improvisamos algunos pupitres que quedaron; algunas sillas y otros en el suelo el tema es que toda la Jornada sentado en el piso se complica” reflexionó la docente.

Olguín aseguró que “uno siente la angustia de no poder iniciar con todas las condiciones que mínimamente se requieren para iniciar” pero remarcó que  “nuestro nombre nos identifica y vamos a resistir haciendo lo que sabemos hacer y no nos van a quitar la libertad y la posibilidad de enseñar y a nuestros estudiantes la libertad y la garantía de aprender”:

Por lo cual reivindicó que los docentes “han improvisado de diversas maneras para resistir en el aula haciendo lo que saben hacer”.

Volver

Volver

© Tiempo Fueguino 2017 - Todos los derechos reservados