Imprimir

Se realizaron las Jornadas de Capacitación en Juego Responsable

2017-03-13 |

  En el marco del Programa Juego Responsable que lleva adelante el IPRA se realizaron las jornadas de capacitación sobre Juego Responsable, dictadas por el Jefe del Departamento de Juego Responsable de la Lotería de Córdoba el Dr. Raúl Ricardo Quiroga, Psiquiatra, Jefe del Departamento de Juego Responsable de la Lotería de Córdoba con vasta trayectoria en programas de prevención sobre la problemática de juego patológico. Abel Galeano presidente del ente fueguino destacó la importancia de estas acciones tendientes a trabajar en conjunto con salud mental y la secretaria de coordinación del plan provincial de adicciones.

 USHUAIA.- Se realizaron las Jornadas de Capacitación en Juego Responsable en las ciudades de Río Grande y Ushuaia impulsadas por el Instituto Provincial de Regulación de Apuestas a través de su Presidente, el Dr. Abel Galeano quien organizó estas capacitaciones en forma conjunta con el secretario de Coordinación del Plan Provincial de Adicciones, Horacio Álvarez y el Director de Salud Mental de la Provincia Lic. Jorge Rossetto.

La capacitación se desarrolló el 7 y 8 de marzo en Río Grande y el 9 y 10 en Ushuaia y al decir del propio Galeano “fue un éxito dado que contó con la concurrencia de personal del IPRA, empleados y autoridades de los casinos de la provincia más público en general”.

“El objetivo es derribar muchos mitos sobre el tema, generar acciones para la prevención y contención y forjar una estrategia en común para que el juego que es una diversión, no se transforme en una enfermedad patológica”, explicó el titular del IPRA.

Asimismo resaltó la figura del disertante, el Dr. Raúl Quiroga es médico especialista en Psiquiatría Infanto-Juvenil, en Salud Pública y en Medicina Legal, además de ser el Jefe del Programa de Juego Responsable de la Lotería de Córdoba, “quien es un profesional que viene trabajando desde hace más de diez años en la Lotería de Córdoba y conoce mucho del trabajo en sí de la responsabilidad en el juego”.

“Venimos trabajando muy bien con esta temática y ahora estamos largando el programa de Juego Responsable y en el marco del mismo lanzamos desde Río Grande y Ushuaia sendas jornadas con la presencia del doctor Raúl Quiroga quien sabe mucho en el tema, ya que viene trabajando desde hace muchos años”, resaltó el presidente del IPRA.

El Dr. Abel Galeano detalló que en ambas jornadas participó mucha gente, no solo los empleados del Instituto Provincial de Regulación de Apuestas, sino muchos vecinos e integrantes de distintas asociaciones. “La verdad es que tuvo muy buena aceptación por lo que estamos más que conformes”, apuntó.

Por su parte el Dr. Raúl Quiroga confió que “Tierra del Fuego es la única provincia que no conocía y la verdad es que no solo he sido muy bien tratado y acompañado por la gente del IPRA sino también tuve la oportunidad de conocer paisajes bellísimos tanto en Río Grande como en Ushuaia con sus características particulares”.

El Dr. Quiroga, quien es médico psiquiatra, explicó que “claramente la noción de Juego Responsable está apuntado a lo que en forma moderna se denomina ‘Juego Patológico’; la denominación ‘Ludopatía’ va desapareciendo del vocablo de las personas que trabajamos en este tema porque se considera que es muy estigmatizante; es como calificar de borracho a una persona que tiene problemas de adicción con el alcohol o drogradicto a una persona que tiene problemas de consumo de drogas; ludópata tiene un sentido peyorativo que es negativo y descalificador”.

Detalló que “nosotros constituimos los equipos de Juego Responsable en Córdoba en forma interdisciplinaria, integrados por psicólogos y psiquiatras; no obstante no prestamos atención y esto es así porque en la valoración estadística de la patología, el impacto sanitario en la misma es muy bajo. El 96 % de la población no tendría problemas con el juego, en general jugaría saludablemente o recreativamente; dentro de ese 4 % restante están los jugadores problemáticos que todavía no llegan a ser jugadores patológicos”.

Precisó que “si a ese 4 % lo transformamos en el cien por ciento, solo el 1,5 % son jugadores patológicos; es decir, si bien es de bajo impacto sanitario –y yo lo señalo con mucho respeto- es un trastorno que tiene graves consecuencias. Los jugadores patológicos son los adictos que más rápido desertan de los tratamientos y son los que tienen mayores índices de intentos de suicidio; son los que tienen mayor compromiso social; esto es, comprometen patrimonios, casas, autos, cosas que se pierden en el juego y tienen además una alta tasa de deserción”.

En ese sentido detalló también que “de cada diez personas llevadas a tratamiento solo una llega a completarlo; las otras nueve se pierden en el camino”, lamentó y agregó que “de todas maneras las cosas más graves del juego patológico no se ve nunca en el marco del juego legal ya que en este una persona no apostaría su casa o su auto, esto solo se da en el juego ilegal”.

Observó que “en Argentina, se tiene la costumbre de honrar las deudas de juego con un sentido muy profundo y siempre doy como ejemplo en los pueblos pequeños los lunes se sabe quien perdió y quien ganó porque alguien tiene una casa o un auto nuevo y otro lo perdió y en el juego legal no tenemos estos problemas, que son serios realmente, si bien tenemos otros de diferente naturaleza”.

Asimismo, comentó que “el juego patológico no tiene un marco geográfico definido, si bien es una enfermedad de bajo impacto, tiene una incidencia muy grande en todo el país y nuestra preocupación es que estos jugadores no están en los casinos o en otras instancias de juego en donde participa el 82 por ciento de la gente con juegos de cartón (Quini 6, Loto, la quiniela etcétera); el problema no está ahí, sino en los adolescentes porque el juego patológico puede estar en la casa, solo basta tener una computadora con acceso a internet, un móvil Smartphone o cualquier equipo tecnológico de estas característica para jugar patológicamente”.

Además desmitificó que una persona porque tenga un juego se pueda hacer adicta al mismo. “El proceso para ser adicto a un juego es crónico, se necesita de seis meses a cinco años para ser un jugador problemático y de cinco a diez años para ser un jugador patológico”.

Volver

Volver

© Tiempo Fueguino 2017 - Todos los derechos reservados