Imprimir

Hay un contexto desfavorable para el trabajador

2017-07-15 |

 RÍO GRANDE – La reforma laboral aplicada en Brasil es lo que está intentando aplicar el Gobierno nacional en Argentina a lo que se suma que hace pocos días llamó “mafia” a los abogados que pelean por los derechos de los trabajadores y además todo en un contexto de crisis económica, no es el mejor escenario para los trabajadores.

Como ha mencionado en diversas ocasiones el secretario Adjunto del Centro de Empleados de Comercio (CEC) y referente de la CGT local Daniel Rivarola, en el sector mercantil rápidamente repercute la situación económica que atraviesa el país en general y la provincia en particular y por eso considera que no hay nada que indique que la situación va a mejorar. “No veo nada en Tierra del Fuego que me deje una lucecita en el fondo. En el sector industrial, por más que digan que quedan seis años del subrégimen, todas las empresas en sus inversiones se fijan más de seis años para adelante antes de poner en riesgo su capital y no hay nada que indique que esto va a mejorar” al tiempo que remarcó que no hay construcción de obras públicas ni del Gobierno nacional ni provincial, “siguen siendo promesas y no veo una reactivación que nos lleve a buen puerto. Me da miedo porque no encuentro nada en el futuro” indicó en declaraciones a FM La Isla.

Rivarola analizó la situación para lo que resta del año y recordó que el Gobierno nacional había dicho que había que esperar hasta el segundo semestre (del año pasado) para que se dé una reactivación de la economía. “Ahora todos están esperando a después de las elecciones nacionales para tomar medidas un poco más agresivas. Hoy no las toman para no dañar candidatos y tengo más preocupación por lo que va a pasar después de octubre”.

Además de las situación provincial y nacional el dirigente del CEC hizo referencia a las medidas que se están tomando en Brasil en relación a la flexibilización de las leyes laborales que afectan directamente a los trabajadores. “La posición que está tomando Brasil es de una similitud increíble con el Gobierno argentino. Lamentablemente en épocas de crisis, y ahora con un Gobierno de derecha, lo primero que tratan de achicar es el sector obrero. El costo laboral es un tema de discusión en Argentina y, cuando empiezan a haber ejemplos en la región, obviamente todos nos tenemos que empezar a preocupar. Sabemos que, por el pensamiento nacional, hay muchas posibilidades de que esta discusión se empiece a tratar en cualquier momento en la Argentina”.

 

Trabajadores desprotegidos

 

Rivarola además se mostró preocupado por el lugar en el que quedan los sindicatos a partir de una reforma de este tipo porque está “la posibilidad de negociar individualmente con el trabajador, por fuera de las convenciones colectivas o las leyes; justamente se va al lugar más débil, porque agarran al obrero y tiene que cerrar con la empresa para no ser despedido, y el gremio termina siendo el enemigo porque le hace perder el empleo”.

En este sentido el Secretario Adjunto del CEC indicó “esta crisis la estamos verificando en Río Grande, porque encontramos un trabajador en negro y se nos pone a pedir por favor que no lo hagan declarar porque pierde el trabajo. Esto es lo mismo, pero haciéndolo de forma legal, porque va a estar habilitado por las autoridades del trabajo de Brasil esta posibilidad de acuerdos individuales”.

El dirigente mercantil también hizo referencia a declaraciones del Presidente Macri en el último tiempo calificando a los abogados y jueces laborales como “mafias” y como responsables de la quiebra de las empresas más chicas. “Me parece que sería lo primero a copiar en relación a lo que está haciendo Brasil; porque le sacan todas las posibilidades del juicio laboral gratuito al obrero, entonces tiene que pagar tasa de justicia y, si el obrero está en situación de despido, no lo puede hacer. Le recortan la posibilidad de litigar en forma gratuita y, si llega a perder, encima carga con todas las costas que antes caían sobre el Estado” indicó a la vez que aclaró que “normalmente en Argentina los abogados son de la parte sindical y no se pagan, pero en este caso queda todo de lado. El obrero tiene que analizar si tiene una muy buena causa, porque la duda en Argentina siempre está a favor del obrero, pero si pierde, pierde lo que ya no tiene”.

 

Volver

Volver

© Tiempo Fueguino 2017 - Todos los derechos reservados