Imprimir

Febrero fue, “el mes más lluvioso de los últimos 10 años”

2017-03-10 |

 Así lo confirmaron del municipio de Río Grande. Advirtieron que estamos atravesando los últimos meses del fenómeno del niño y que luego se prevé una época de sequía, la que no será tan perjudicial debido a la cantidad de humedad acumulada en el suelo. En un solo mes en la ciudad cayeron 88 milímetros de agua. Además se produjo otro fenómeno habitual en nuestra ciudad que es el de las mareas extraordinarias. Recomiendan extremar las medidas de precaución.

RÍO GRANDE.- El Director de Defensa Civil, Pedro Franco confirmó que según sus registros, “el mes de febrero fue el mes más lluvioso de los últimos 10 años”, lo que es compartido por otras instituciones que se especializan en la temática. En un solo mes cayeron “88 milímetros de agua”.

Franco detalló que estas lluvias extraordinarias se deben al, “fenómeno del niño, que comenzó en el 2015 y tiene una duración aproximada de 18 meses, donde los efectos más fuertes son en los primeros 12 meses y demora 6 meses para desaparecer completamente”.

Actualmente, “estamos sufriendo los últimos meses y después viene el efecto adverso que se conoce como la niña” por los que “se prevé que vengan meses de sequía”.

En este sentido, el funcionario detalló que  fenómeno climático denominado El Niño, “es una  circunstancia que se produce aproximadamente desde el siglo XIX en el Océano Pacífico cerca del Ecuador a partir de un calentamiento del mar, lo que produce cambios en la atmósfera, vientos y lluvias que afectan a todo el mundo”.

Franco reveló además que “una vez cumplido este ciclo, comenzará otro inverso con La Niña que se caracteriza por períodos de sequía, pero cuyos efectos se verán suavizados por las lluvias y los espejos de agua que se han formado en este último período”.

“Esta gran cantidad de precipitaciones se han sumado a otro fenómeno habitual en nuestra ciudad que es el de las mareas extraordinarias o de sicigia que se producen cuando se alinean la Tierra, la Luna y el Sol, generando pleamares mayores que a veces producen la obstrucción de pluviales y los problemas de anegamiento que esto conlleva”, dijo.

El Director manifestó que “desde la Dirección de Defensa Civil recomendamos no acercarse al mar en estas condiciones, porque una mínima distracción puede provocar ser alcanzado por una ola con gran fuerza que es capaz de empujar a una persona hacia el mar”.

Por último el funcionario recordó que en el año 2006, “cuando Río Grande sufrió la inundación, cayeron 522 milímetros de agua durante todo el año”,  esto, “produjo un anegamiento de la capa, donde la reabsorción del agua se hizo muy difícil, sumado a los grandes deshielos que se produjeron a causa del agua que cayó y produjo que el río colapsara”. 

Volver

Volver

© Tiempo Fueguino 2017 - Todos los derechos reservados