Imprimir

Río Grande se despedía de Caleta nuevamente contra Madryn

2017-05-11 |

 Hizo todo, dejó todo, intentó todo, pero el factor "suerte" no apareció nunca para dar esa manito que todo equipo necesita. Para los riograndenses la bocha esta vez les fue esquiva.

 

RIO GRANDE (especial) - Difícil comenzar a explicar lo sucedido en la jornada del martes 9 de mayo en el gimnasio Mirta Rearte. Porque es muy raro ver un partido donde el equipo que siempre propuso y que generó la gran mayoría de las situaciones de peligro, innumerables situaciones de gol, finalizó perdiendo el partido y encima por un solo tanto de diferencia. Esto es, en simples palabras lo que sucedió entre los elencos de Río Grande y Puerto Madryn. Un partido increíble que al menos y en el peor de los casos tendría que haber finalizado con un empate, incluso con más merecimiento que el partido jugado la jornada del lunes ante Viedma, donde Río Grande también mereció más. Quizás pareciera que sangramos por la herida, y no es para menos, pero es lo que pasó.

Las claves del triunfo de Madryn, primero,  pegar antes de los 5 minutos, un golazo de Julio Mariño que sacó un remate al primer palo de Gustavo Torres. De ahí en más todo fue de Río Grande. Presionando bien arriba y complicando la salida de Madryn, equipo que se dedicó simplemente a meter globos, gracias a la buena pegada de su arquero Raúl Olguín, la gran figura del elenco “madrinense” que se atajó todo, ¡pero todo! Y cuando no podía atajar, los palos y la mala puntería de los fueguinos en los metros finales de la definición, mantenían la mínima ventaja para la selección de Puerto Madryn que supo aguantar y resistir defendiendo con uñas y dientes la diferencia de 1 a 0 con la que finalizó la primera parte del partido.

Pero todavía restaban 20 minutos por jugar y todo parecía indicar, que el empate fueguino estaba al caer. Río Grande probó todas las variantes, saliendo de 3, de 2, con pívot, 4-0, todo. El equipo fue variando a lo largo del complemento, ingresaban a la cancha Iván Giorgis, Juan Fuenzalida, Daniel Torres, Maxi Araya, Jorge Carrillo junto a Emanuel Salguero, Gustavo Chávez, Fabián Suarez, Lucas Vera y Kavi Navas para revertir el resultado. Pero la pelota no quería entrar, y el arquero Olguín, era la figura del partido. Madryn también tuvo chances para liquidar la historia con algunas contras, que no entraron, dejando con vida al seleccionado de nuestra ciudad. Los minutos pasaban y el partido seguía con el mismo marcador de 1 a 0.

A menos de 4 minutos para el final, jugándose ya todo por el todo, Lucas Vera reemplazó a Gustavo Torres como arquero jugador. En la primera jugada y con toda la mala suerte, un globo alto del arquero Raúl Olguín, dejó fuera de distancia a Vera que miraba como la pelota lo sobraba para terminar adentro de su arco, no se podía creer, de la mano de Olguín, Madryn pasaba a ganar el partido 2 a 0. A pesar de eso, la selección fue en busca del descuento y lo consiguió a 2 minutos del final, con un remate de Gustavo Chávez, y aunque parezca increíble a 45 segundos del cierre, un remate que desvió la gran figura de Madryn, Raúl Olguín, le quedó a media altura a Emanuel Salguero, pero la pelota no bajó nunca y ante la marca rival, el remate se fue desviado rozando el travesaño. El partido terminó con un tiro libre a 6” segundos del final para “Grande” que atajó el gran arquero Raúl Olguín, el hombre que le dio la clasificación a su equipo y dejaba a Río Grande, a esa altura, al borde de la eliminación, porque después, jugaban Viedma contra Río Gallegos y Río Grande necesitaba una manito, una ayudita de Viedma para soñar con el milagro, mano que finalmente nunca llegó, porque el elenco de Santa Cruz le ganaba 7 a 3 a los de Río Negro dejando afuera al representativo riograndense.

Rio Grande dejó todo, puso todo, anuló a sus rivales (salvo el primer partido, donde no tuvo reacción) mereció siempre algo más, primero ante Viedma y sin dudas mucho más ante Puerto Madryn. Pero esto es futsal, el mejor, el de gran nivel, y cada uno hace y plantea los partidos de la manera que más le conviene. Madryn esta vez acertó, no jugó de esta manera ante Río Gallegos ni Viedma, esta vez la apuesta le salió más que bien y terminó llevándose el triunfo, no merecido quizás, porque en el futsal no hay merecimientos, si los hubiera, Río Grande estaría más arriba. La efectividad y la gran actuación del arquero Raúl Olguín, a quien habría que hacerle un monumento en la avenida principal de su ciudad, selló la suerte de ambos.

Ayer miércoles a las 16;30 horas se jugaba la cuarta fecha, la reclasificatoria, que a la selección de "Juan Sánchez y Pedro García"  solo le serviría para seguir fogueando a los jugadores que no han tenido muchos minutos, el rival será nuevamente Puerto Madryn.

Volver

Volver

© Tiempo Fueguino 2017 - Todos los derechos reservados