Imprimir

Gobierno promete sanciones para Yamana

2017-05-05 |

No hay excusas para dejar a los trabajadores en la calle  

 

 Desde el Ministerio de Industria de la provincia se informó que no se permitirá que la empresa mueva ni un insumo, ni un producto terminado fuera de la provincia ni a la empresa del mismo dueño, Badisur. El Ministro manifestó que la empresa sabía cuál era la situación en relación a un juicio iniciado por trabajadores cuando Yamana cerró en 2011. “No es una excusa” para cerrar. Desde SETIA plantearon que sus trabajadores ya enviaron telegramas y consideraron la actitud de la empresa “una falta de respeto”.

 

RÍO GRANDE – Hoy se realizará una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo de la provincia entre los representantes de la empresa Yamana del Sur y los representantes de los trabajadores para definir cómo sigue la situación de los empleados de la firma ante el anuncio del cierre, ya que se debería acordar el pago de la indemnización, aunque la situación se puede complicar ante el pedido de la empresa del procedimiento preventivo de crisis. 

Ante el anuncio del cierre de la empresa el Ministro de Industria de la Provincia Ramiro Caballero informó que se decidió que Yamana “no mueva ni un insumo, ni un solo producto terminado, ni lo que tenga en la isla. Se ha notificado a las Aduanas de Río Grande y Ushuaia para que esta compañía quede preventivamente sin egreso de productos”. Desde el Sindicato de Obreros de la Industria del Vestido y Afines (SOIVA) ya habían denunciado que en la fábrica Badisur, propiedad del mismo dueño que Yamana se estaba utilizando materiales de esta última por lo que el Ministro aclaró que “también se ha pedido que finalicen cualquier tipo de movimiento de insumos de Yamana a Badisur”.

Con respecto a la presentación del procedimiento preventivo de crisis Caballero reiteró su sorpresa frente al cierre de la empresa porque “cuando se presenta un preventivo de crisis lo que se hace es llamar a las partes y ver cómo continúa y se pone de acuerdo esto” procedimiento que aún no había sido notificado al sindicato.“En todo momento lo que plantea ese preventivo era que se trataba de una suspensión por 30 días de la empresa”.

El representante del Ejecutivo provincial además recordó que “si bien es cierto que Yamana había tenido una situación en 2011 del cierre de sus puertas en Río Grande, afectando a más de 100 trabajadores, luego se entregó la compañía a nuevos dueños y se reabrieron las puertas con menos personal. Entendemos, por lo que manifiesta la compañía, es que les ha salido un fallo adverso de la justicia por el reclamo de los ex trabajadores” al tiempo que aclaró que “cuando uno se hace cargo de una empresa, sabe la situación con la cual está adquiriendo una compañía y tiene esta particularidad que ya conocía y debe atender” por lo que “no es una excusa para la empresa; es algo que sabía que en algún momento iba a tener que atender y afrontar”.

El Ministro de Industria provincial remarcó que si la empresa realmente tiene que cerrar definitivamente sus puertas “lo que se pretende es que se indemnice y se pague hasta el último centavo a todos los trabajadores”.

 

Falta de respeto

 

Por su parte, el secretario General del Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (SETIA) Mariano Tejeda aclaró que dentro de su convenio hay sólo cinco trabajadores dentro de Yamana, quienes “fueron al correo, mandaron el telegrama correspondiente; al no tener notificación por parte de la empresa lo que ahora corresponde es el reclamo de la indemnización” ya que cuando fueron a trabajar el martes se encontraron con la puerta cerrada, y no hubo ninguna notificación sobre su situación laboral.

Tejeda remarcó que la empresa ha tenido siempre problemas.  “Desde 2011 a esta parte, han tenido inconvenientes. En aquel momento la gran mayoría de los trabajadores decidió hacer uso de su derecho y hacer demandas y es totalmente valido, ahora también” al tiempo que manifestó que “entrando en la cuestión moral y ética, un tipo que abre la empresa para continuar trabajando, tratar de levantar la empresa y contar con 27 ó 28 trabajadores que comprendieron la situación y pusieron el pecho a las balas, tal vez primando el derecho de seguir trabajando y cobrando mes a mes su sueldo, me parece una falta total de respeto por parte de la empresa no comunicar a estos trabajadores cuál es la realidad. Debería haberlos sentado en una mesa de diálogo donde por lo menos se les diga cuál era la situación y no especular, con que hoy cierro, hoy abro, o presento la quiebra y no les puedo pagar. Se está jugando con la voluntad y el derecho de los trabajadores”.

 

Volver

Volver

© Tiempo Fueguino 2017 - Todos los derechos reservados